CIPROFLOXACINO STADA Comp. recub. 500 mg (Comprimido recubierto con película)

QUÉ ES CIPROFLOXACINO STADA Y PARA QUÉ SE UTILIZA

Ciprofloxacino Stada es un antibiótico que pertenece a la familia de las fluoroquinolonas. El principio activo es ciprofloxacino. Ciprofloxacino actúa eliminando las bacterias que causan infecciones. Sólo actúa con cepas específicas de bacterias.

 

Los antibióticos se utilizan para tratar infecciones bacterianas y no sirven para tratar infecciones víricas como la gripe o el catarro.

 

Es importante que siga las instrucciones relativas a la dosis, el intervalo de administración y la duración del tratamiento indicadas por su médico.

 

No guarde ni reutilice este medicamento. Si una vez finalizado el tratamiento le sobra antibiótico, devuélvalo a la farmacia para su correcta eliminación. No debe tirar los medicamentos por el desagüe ni a la basura.

 

Adultos

 

Ciprofloxacino se utiliza en adultos para tratar las siguientes infecciones bacterianas:

  • infecciones de las vías respiratorias
  • infecciones del oído o sinusales de larga duración o recurrentes
  • infecciones de las vías urinarias
  • infecciones del tracto genital masculino y femenino
  • infecciones del tracto gastrointestinal e intrabdominales
  • infecciones de la piel y tejidos blandos
  • infecciones de los huesos y las articulaciones
  • prevención de las infecciones causadas por la bacteria Neisseria meningitidis
  • exposición por inhalación al carbunco

 

Ciprofloxacino puede utilizarse en el tratamiento de pacientes con un recuento bajo de leucocitos (neutropenia) que tienen fiebre de la que se sospecha que es debida a una infección bacteriana.

 

En caso de que sufra una infección grave o si la infección es causada por más de un tipo de bacteria, es posible que le administren un tratamiento antibiótico adicional, además de ciprofloxacino.

 

Niños y adolescentes

 

Ciprofloxacino se utiliza en niños y adolescentes, bajo supervisión médica especializada, para tratar las siguientes infecciones bacterianas:

  • infecciones pulmonares y de bronquios en niños y adolescentes que padecen fibrosis quística
  • infecciones complicadas de las vías urinarias, incluidas las infecciones que han alcanzado los riñones (pielonefritis)
  • exposición por inhalación al carbunco

 

Ciprofloxacino también puede utilizarse para el tratamiento de infecciones graves en niños y adolescentes cuando se considere necesario.

 

 

ANTES DE TOMAR CIPROFLOXACINO STADA

No tome Ciprofloxacino Stada:

  • si es alérgico al principio activo, a otras quinolonas o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6)
  • si toma tizanidina (ver sección 2 “Otros medicamentos y Ciprofloxacino Stada”)

 

Advertencias y precauciones

 

Antes de empezar a tomar este medicamento

No debe tomar medicamentos antibacterianos que contengan fluoroquinolonas o quinolonas, incluido ciprofloxacino, si ha experimentado alguna reacción adversa grave con anterioridad al tomar una quinolona o una fluoroquinolona. Si este es su caso, debe informar a su médico lo antes posible.

 

Consulte a su médico antes de empezar a tomar Ciprofloxacino Stada:

  • si ha tenido alguna vez problemas de riñón porque su tratamiento necesita ajustarse
  • si sufre epilepsia u otras afecciones neurológicas
  • si tiene antecedentes de problemas de los tendones durante el tratamiento previo con antibióticos como ciprofloxacino
  • si es diabético ya que puede presentar un riesgo de hipoglucemia con ciprofloxacino
  • si sufre miastenia grave (un tipo de debilidad muscular) ya que los síntomas pueden agravarse
  • si tiene problemas del corazón. Se debe tener precaución cuando se administra ciprofloxacino, si usted ha nacido o tiene una historia familiar de prolongación del intervalo QT (visto en el ECG, registro eléctrico del corazón), tiene desequilibrio de sales en la sangre (especialmente niveles bajos de potasio y magnesio en sangre), tiene un ritmo del corazón muy lento (conocido como bradicardia), tiene un corazón delicado (paro cardíaco), tiene una historia de ataques cardíacos (infarto de miocardio), usted es una mujer o un anciano o está tomando otros medicamentos que resultan en cambios anormales del ECG (ver sección 2 “Otros medicamentos y Ciprofloxacino Stada”)
  • si conoce que usted o un familiar suyo padece una deficiencia de la glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD), ya que puede presentar un riesgo de anemia con ciprofloxacino.
  • si le han diagnosticado un aumento de tamaño o un «bulto» de un vaso sanguíneo de gran tamaño (aneurisma aórtico o aneurisma de un vaso de gran tamaño periférico).
  • si ha sufrido un episodio previo de disección aórtica (desgarro de la pared de la aorta).
  • si tiene antecedentes familiares de aneurisma aórtico o disección aórtica u otros factores de riesgo o trastornos predisponentes (p. ej., trastornos del tejido conjuntivo como el síndrome de Marfan o el síndrome vascular de Ehlers-Danlos, o trastornos vasculares como arteritis de Takayasu, arteritis de células gigantes, enfermedad de Behçet, hipertensión arterial o aterosclerosis conocida).

 

 

Para el tratamiento de algunas infecciones del tracto genital, su médico le puede recetar otro antibiótico además de ciprofloxacino. Si no hay ninguna mejora de los síntomas tras 3 días de tratamiento, por favor, consulte con su médico.

 

Durante el tratamiento con este medicamento

Informe inmediatamente a su médico si se produce cualquiera de las siguientes situaciones mientras toma ciprofloxacino. Su médico decidirá si es necesario interrumpir el tratamiento con ciprofloxacino.

 

  • Reacción alérgica grave y súbita (una reacción o shock anafiláctico, angioedema). Hay una reducida posibilidad de que, incluso con la primera dosis, experimente una reacción alérgica grave, con los siguientes síntomas: opresión en el pecho, sensación de mareo, náuseas o desvanecimiento, o experimentar mareos al ponerse de pie. Si esto le ocurre, no tome más ciprofloxacino y contacte inmediatamente con su médico.

 

  • Efectos adversos graves incapacitantes, de duración prolongada, y potencialmente irreversibles. Los medicamentos antibacterianos que contienen fluoroquinolonas o quinolonas, incluido ciprofloxacino, se han asociado a efectos adversos muy raros pero graves, algunos de ellos fueron de larga duración (persistentes durante meses o años), incapacitantes o potencialmente irreversibles. Esto incluye dolor en los tendones, los músculos y las articulaciones de las extremidades superiores e inferiores, dificultad para caminar, sensaciones anómalas tales como pinchazos, hormigueo, cosquilleo, entumecimiento o quemazón (parestesia), trastornos sensitivos tales como disminución de la visión, del gusto, del olfato y de la audición, depresión, disminución de la memoria, fatiga intensa y trastornos graves del sueño.

Si experimenta cualquiera de estos efectos adversos después de tomar ciprofloxacino, póngase en contacto de forma inmediata con su médico, antes de continuar con el tratamiento. Usted y su médico decidirán si continuar o no el tratamiento, considerando también el uso de un antibiótico de otro clase.

 

  • En raras ocasiones pueden aparecer dolor e hinchazón en las articulaciones e inflamación o rotura de los tendones. El riesgo es mayor si usted es una persona de edad avanzada (mayor de 60 años), ha recibido un trasplante de un órgano, tiene problemas de riñón o está en tratamiento con corticosteroides. La inflamación y la rotura de tendones se puede producir en las primeras 48 horas de tratamiento e incluso hasta varios meses después de interrumpir el tratamiento con ciprofloxacino. Al primer signo de dolor o inflamación de un tendón (por ejemplo, en el tobillo, la muñeca, el codo, el hombro o la rodilla), deje de tomar ciprofloxacino, póngase en contacto con su médico y mantenga en reposo la zona dolorosa. Evite cualquier ejercicio innecesario, ya que este podría aumentar el riesgo de rotura de un tendón.

 

  • Si siente un dolor fuerte y repentino en el abdomen o la espalda, acuda inmediatamente a un servicio de urgencias.

 

  • Si sufre epilepsia u otra afección neurológica, como isquemia o infarto cerebral, puede sufrir efectos adversos asociados al sistema nervioso central. Si esto ocurre, deje de tomar ciprofloxacino y contacte con su médico inmediatamente.

 

  • En raras ocasiones, puede experimentar síntomas de lesión en los nervios (neuropatía) como dolor, quemazón, hormigueo, entumecimiento y/o debilidad, en especial en pies y piernas o en manos y brazos. Si esto sucede, deje de tomar ciprofloxacino e informe a su médico de forma inmediata para prevenir el desarrollo de un trastorno potencialmente irreversible.

 

  • Puede sufrir reacciones psiquiátricas la primera vez que tome ciprofloxacino. Si sufre depresión o psicosis, sus síntomas pueden empeorar con el tratamiento con ciprofloxacino. En casos raros, la depresión o la psicosis puede progresar a pensamientos suicidas, intentos de suicidio o suicidio consumado. Si esto ocurre, deje de tomar ciprofloxacino y contacte con su médico inmediatamente.

 

  • Se han descrito casos de hipoglucemia con mayor frecuencia en pacientes diabéticos y predominantemente en pacientes de edad avanzada. Si esto ocurre, contacte con su médico inmediatamente.

 

  • Se puede desarrollar diarrea mientras esté tomando antibióticos, incluido ciprofloxacino, o incluso varias semanas después de haber dejado de tomarlos. Si la diarrea se vuelve intensa o persistente, o si nota que las heces contienen sangre o mucosidades, interrumpa inmediatamente la administración de ciprofloxacino, ya que ello puede poner en peligro su vida. No tome medicamentos que detengan o retrasen los movimientos intestinales y consulte a su médico.

 

  • Mientras esté tomando ciprofloxacino, informe de ello a su médico o al personal del laboratorio de análisis en caso que tenga que someterse a un análisis de sangre u orina.

 

  • Ciprofloxacino puede causar lesiones en el hígado. Si observa que presenta síntomas tales como pérdida del apetito, ictericia (color amarillento de la piel), orina oscura, picor o dolor de estómago, deje inmediatamente de tomar ciprofloxacino y consulte inmediatamente a su médico.

 

  • Ciprofloxacino puede causar una disminución del recuento de glóbulos blancos y tal vez disminuya su resistencia a las infecciones. Si sufre una infección con síntomas como fiebre y deterioro grave de su estado general, o fiebre con síntomas de infección local como dolor de garganta /faringe/ boca, o problemas urinarios, debe consultar inmediatamente a su médico. Le harán un análisis de sangre para examinar la posible disminución de glóbulos blancos (agranulocitosis). Es importante que informe a su médico acerca de su medicamento.

 

  • Su piel se vuelve más sensible a la luz solar o ultravioleta (UV) cuando toma ciprofloxacino. Evite la exposición a la luz solar intensa o a la luz ultravioleta artificial como por ejemplo cabinas de bronceado.

 

  • Consulte inmediatamente a un oftalmólogo si su visión empeora o tiene cualquier problema en sus ojos.

 

Otros medicamentos y Ciprofloxacino Stada

Informe a su médico o farmacéutico si está tomando, ha tomado recientemente o pudiera tener que tomar cualquier otro medicamento.

 

No tome ciprofloxacino al mismo tiempo que tizanidina, porque esto podría causar efectos adversos, como presión arterial baja y somnolencia (ver sección 2 “No tome Ciprofloxacino Stada”).

 

Se sabe que los siguientes medicamentos interaccionan en su organismo con ciprofloxacino. Si se toma ciprofloxacino al mismo tiempo que estos medicamentos, esto puede influir en el efecto terapéutico de estos medicamentos. También puede incrementar la probabilidad de sufrir efectos adversos.

 

Informe al médico si está tomando:

  • antagonistas de la vitamina k (p. ej., warfarina, acenocumarol, fenprocumon o fluindiona) u otros anticoagulantes orales (para diluir la sangre)
  • probenecid (para la gota)
  • metotrexato (para ciertos tipos de cáncer, psoriasis, artritis reumatoide)
  • teofilina (para problemas respiratorios)
  • tizanidina (para la espasticidad muscular en la esclerosis múltiple)
  • olanzapina (un antipsicótico)
  • clozapina (un antipsicótico)
  • ropinirol (para la enfermedad de Parkinson)
  • fenitoína (para la epilepsia)
  • metoclopramida (para náuseas y vómitos)
  • ciclosporina (para enfermedades de la piel, artritis reumatoide y en trasplantes de órganos)
  • otros medicamentos que pueden alterar su ritmo cardíaco: medicamentos que pertenecen al grupo de antiarrítmicos (p. ej. quinidina, hidroquinidina, disopiramida, amiodarona, sotalol, dofetilida, ibutilida), antidepresivos tricíclicos, algunos antimicrobianos (que pertenecen al grupo de los macrólidos), algunos antipsicóticos.

 

Ciprofloxacino puede aumentar los niveles en sangre de los siguientes medicamentos:

  • pentoxifilina (para trastornos circulatorios)
  • cafeína
  • duloxetina (para la depresión, polineuropatía diabética o incontinencia)
  • lidocaína (para enfermedades del corazón o uso anestésico)
  • sildenafilo (p. ej., para la disfunción eréctil)
  • agomelatina (para la depresión)
  • zolpidem (para trastornos del sueño)

 

Algunos medicamentos disminuyen el efecto de ciprofloxacino. Informe a su médico si está tomando o desea tomar:

  • antiácidos
  • omeprazol
  • suplementos minerales
  • sucralfato
  • un quelante polimérico de fosfatos (p. ej., sevelámero o carbonato de lantano)
  • medicamentos o suplementos que contienen calcio, magnesio, aluminio o hierro

 

Si estos preparados son imprescindibles tome ciprofloxacino aproximadamente dos horas antes o cuatro horas después de que haya tomado estos preparados.

 

Toma de Ciprofloxacino Stada con alimentos y bebidas

Aunque tome ciprofloxacino con las comidas, no debe comer ni beber ningún producto lácteo (como leche o yogur) ni bebidas con calcio añadido cuando tome los comprimidos, ya que pueden afectar a la absorción del principio activo.

 

Embarazo, lactancia y fertilidad

Si está embarazada o en periodo de lactancia, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento.

 

Es preferible evitar el uso de ciprofloxacino durante el embarazo.

 

No tome ciprofloxacino durante el periodo de lactancia, ya que ciprofloxacino se excreta a través de la leche materna y puede producir daño en su bebé.

 

Conducción y uso de máquinas

Ciprofloxacino puede disminuir su estado de alerta. Pueden producirse algunos efectos neurológicos. Por tanto, asegúrese de saber cómo reacciona a ciprofloxacino antes de conducir un vehículo o de utilizar una máquina. En caso de duda, consulte a su médico.

 

Ciprofloxacino Stada contiene sodio

Este medicamento contiene menos de 23 mg de sodio (1mmol) por comprimido; esto es, esencialmente “exento de sodio”.

 

CÓMO TOMAR CIPROFLOXACINO STADA

Siga exactamente las instrucciones de administración de este medicamento indicadas por su médico o farmacéutico. En caso de duda, consulte de nuevo a su médico o farmacéutico.

 

Su médico le explicará exactamente qué cantidad de ciprofloxacino deberá tomar, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo. Esto dependerá del tipo de infección que padece y de su gravedad.

 

Informe a su médico si tiene problemas de los riñones porque quizás sea necesario ajustarle su dosis.

 

El tratamiento dura generalmente de 5 a 21 días, pero puede durar más para las infecciones graves. Siga exactamente las instrucciones de administración de este medicamento indicadas por su médico. Consulte de nuevo con su médico o farmacéutico si tiene dudas acerca de cuántos comprimidos de ciprofloxacino y cómo debe tomarlos.

 

  1. Tráguese los comprimidos con abundante cantidad de líquido. No debe masticar los comprimidos porque su sabor no es agradable.
  2. Intentar tomar los comprimidos a la misma hora cada día.
  3. Puede tomar los comprimidos con o entre las comidas. El calcio que tome como parte de una comida no afectará seriamente en la absorción del medicamento. Sin embargo, no tome los comprimidos de ciprofloxacino con productos lácteos como la leche o el yogur, ni con zumos de frutas enriquecidos en minerales (por ejemplo, zumo de naranja enriquecido en calcio).

 

Recuerde beber una cantidad abundante de líquidos mientras tome este medicamento.

 

Si toma más Ciprofloxacino Stada del que debe

En caso de sobredosis o ingestión accidental, consulte inmediatamente a su médico o farmacéutico, o llame al Servicio de Información Toxicológica, teléfono: 91 562 04 20, indicando el medicamento y la cantidad ingerida. Se recomienda llevar el envase y el prospecto del medicamento al profesional sanitario.

 

Si olvidó tomar Ciprofloxacino Stada

Tómese la dosis normal tan pronto como sea posible y, después, continúe el tratamiento tal como se le ha recetado. Sin embargo, si es casi la hora de su siguiente toma, no tome la dosis olvidada y continúe de la forma habitual. No tome una dosis doble para compensar las dosis olvidadas. Asegúrese de completar el ciclo de tratamiento.

 

Si interrumpe el tratamiento con Ciprofloxacino Stada

Es importante que realice el tratamiento completo, incluso si empieza a sentirse mejor después de unos días. Si deja de tomar este medicamento demasiado pronto, puede que su infección no se haya curado completamente y los síntomas pueden volver a empeorar. Puede llegar a desarrollar resistencia al antibiótico.

 

Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este medicamento, pregunte a su médico o farmacéutico.

 

POSIBLES EFECTOS ADVERSOS

Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.

 

Frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas):

  • náuseas, diarrea
  • dolor en las articulaciones en los niños

 

Poco frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 100 personas):

  • superinfecciones micóticas (por hongos)
  • una concentración elevada de eosinófilos, un tipo de glóbulo blanco
  • disminución del apetito
  • hiperactividad o agitación
  • dolor de cabeza, mareos, problemas de sueño o trastornos del gusto
  • vómitos, dolor abdominal, problemas digestivos como digestión lenta (indigestión/acidez) o flatulencia
  • aumento de la cantidad de ciertas sustancias en la sangre (transaminasas y/o bilirrubina)
  • erupción cutánea, picor o ronchas
  • dolor de las articulaciones en los adultos
  • función renal deficiente
  • dolor en músculos y huesos, sensación de malestar (astenia) o fiebre
  • aumento de la fosfatasa alcalina en sangre (una sustancia determinada de la sangre)

 

Raros (pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 personas):

  • inflamación del intestino (colitis) vinculada al uso de antibióticos (puede ser mortal en casos muy raros) (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”)
  • cambios en el recuento de células de la sangre (leucopenia, leucocitosis, neutropenia, anemia), aumento o disminución de las cantidades del factor de la coagulación de la sangre (trombocitos)
  • reacción alérgica, hinchazón (edema) o hinchazón rápida de la piel y las membranas mucosas (angioedema)
  • aumento del azúcar en la sangre (hiperglucemia)
  • disminución del azúcar en la sangre (hipoglucemia) (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”)
  • confusión, desorientación, reacciones de ansiedad, sueños extraños, depresión (conduciendo potencialmente a pensamientos suicidas, intentos de suicidio o suicidios consumados) o alucinaciones
  • sensación de hormigueos y adormecimientos, sensibilidad poco habitual a los estímulos sensoriales, disminución de la sensibilidad cutánea, temblores, convulsiones (ver sección 2 “Advertencias y precauciones) o mareos”
  • problemas de la visión (incluyendo visión doble)
  • tinnitus (zumbido de oídos), pérdida de la audición, deterioro de la audición
  • aumento de la frecuencia cardiaca (taquicardia)
  • expansión de los vasos sanguíneos (vasodilatación), disminución de la presión arterial o desvanecimiento
  • dificultad para respirar, incluidos síntomas asmáticos
  • trastornos del hígado, ictericia (icterus colestático), hepatitis
  • sensibilidad a la luz (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”)
  • dolor muscular, inflamación de las articulaciones, aumento del tono muscular o calambres
  • insuficiencia renal, sangre o cristales en la orina (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”), inflamación de las vías urinarias
  • retención de líquidos o sudoración excesiva
  • aumento de las concentraciones de la enzima amilasa

 

Muy raros (pueden afectar hasta 1 de cada 10.000 personas):

  • un tipo especial de disminución del recuento de células de la sangre (anemia hemolítica), una disminución peligrosa de un tipo de glóbulos blancos de la sangre (agranulocitosis), una disminución de la cantidad de glóbulos blancos y rojos y plaquetas (pancitopenia), con riesgo de muerte, y depresión de la médula ósea, también con riesgo de muerte (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”)
  • reacciones alérgicas graves (reacción anafiláctica o shock anafiláctico, con riesgo de muerte - enfermedad del suero) (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”)
  • trastornos mentales (reacciones psicóticas conduciendo potencialmente a pensamientos suicidas, intento de suicidio o suicidios consumados) (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”)
  • migraña, trastorno de la coordinación, inestabilidad al andar (trastornos de la marcha), trastornos en el sentido del olfato (trastornos olfativos); presión en el cerebro (presión intracraneal y pseudotumor cerebral)
  • distorsiones visuales de los colores
  • inflamación de la pared de los vasos sanguíneos (vasculitis)
  • pancreatitis
  • muerte de las células del hígado (necrosis hepática), que muy raramente lleva a insuficiencia hepática con riesgo de muerte
  • hemorragias pequeñas puntuales debajo de la piel (petequias), diversas erupciones cutáneas o exantemas (por ejemplo, el síndrome Stevens-Johnson con riesgo de muerte o la necrólisis epidérmica tóxica).
  • debilidad muscular, inflamación de los tendones, ruptura de los tendones –especialmente del tendón largo de la parte posterior del tobillo (tendón de Aquiles) (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”), empeoramiento de los síntomas de la miastenia grave (ver sección 2 “Advertencias y precauciones”)

 

Frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles)

  • problemas asociados con el sistema nervioso tales como dolor, ardor, hormigueo, entumecimiento y/o debilidad en las extremidades (neuropatía periférica o polineuropatía)
  • ritmo rápido del corazón anormal, ritmo del corazón irregular con peligro para la vida, alteración del ritmo del corazón (llamada “prolongación del intervalo QT”, observada en el ECG, actividad eléctrica del corazón)
  • erupción pustular
  • influencia en la coagulación de la sangre (en pacientes tratados con antagonistas de la vitamina K)
  • sentirse muy excitado (manía) o sensación de gran optimismo e hiperactividad (hipomanía), reacción de hipersensibilidad llamada DRESS (Reacción a fármaco  con eosinofília y síntomas sistémicos)
  • síndrome asociado con la secreción deficiente de agua y concentraciones bajas de sodio (SIADH, por sus siglas en inglés).

 

La administración de antibióticos que contienen quinolonas y fluoroquinolonas se ha asociado a casos muy raros de reacciones adversas de larga duración (incluso meses o años) o permanentes, tales como inflamación de tendones, rotura de tendones, dolor en las articulaciones, dolor en las extremidades, dificultad para caminar, sensaciones anómalas tales como pinchazos, hormigueo, cosquilleo, quemazón, entumecimiento o dolor (neuropatía), depresión, fatiga, trastornos del sueño, disminución de la memoria y disminución de la audición, la visión, el gusto y el olfato, en algunos casos con independencia de la presencia de factores de riesgo preexistentes.

 

Comunicación de efectos adversos

Si experimenta cualquier tipo de efecto adverso, consulte a su médico o farmacéutico, incluso si se trata de posibles efectos adversos que no aparecen en este prospecto. También puede comunicarlos directamente a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamento de Uso Humano: www.notificaram.es. Mediante la comunicación de efectos adversos usted puede contribuir a proporcionar más información sobre la seguridad de este medicamento.

 

CONSERVACIÓN DE CIPROFLOXACINO STADA

Mantener este medicamento fuera de la vista y del alcance de los niños.

 

No utilice este medicamento después de la fecha de caducidad que aparece en el envase o en el blíster, después de CAD. La fecha de caducidad es el último día del mes que se indica.

 

Este medicamento no requiere condiciones especiales de conservación.

 

Los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura. Deposite los envases y los medicamentos que no necesita en el Punto SIGRE sigre_negro de la farmacia. Pregunte a su farmacéutico cómo deshacerse de los envases y de los medicamentos que ya no necesita. De esta forma ayudará a proteger el medio ambiente.

 

INFORMACIÓN ADICIONAL

Composición de Ciprofloxacino Stada

-              El principio activo es ciprofloxacino. Cada comprimido contiene 500 mg de ciprofloxacino (como hidrocloruro).

-              Los demás componentes son: crospovidona, celulosa microcristalina, carboximetilalmidón sódico (tipo A) (de patata), sílice coloidal anhidra, estearato de magnesio. Los componentes del recubrimiento con película son: hipromelosa, dióxido de titanio (E-171) y triacetina.

 

Aspecto del producto y contenido del envase

Ciprofloxacino Stada 500 mg son comprimidos recubiertos con película, de forma capsular, de color blanco y ranurados en una de sus caras. La ranura sirve para fraccionar y facilitar la deglución, pero no para dividir en dosis iguales.

 

Cada envase contiene 1, 14 o 500 (envase clínico) comprimidos recubiertos con película.

Puede que solamente estén comercializados algunos tamaños de envases.

 

Titular de la autorización de comercialización y responsable de la fabricación

 

Titular de la autorización de comercialización

Laboratorio STADA, S.L

Frederic Mompou, 5

08960 Sant Just Desvern (Barcelona)

España

 

Responsable de la fabricación

Laboratorios Alter, S.A.

Mateo Inurria, 30

28036 Madrid

España

 

Fecha de la última revisión de este prospecto: Septiembre 2019

 

La información detallada y actualizada de este medicamento está disponible en la página Web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) www.aemps.gob.es.

 

 

Consejos /educación médica

 

Los antibióticos se emplean para curar las infecciones bacterianas. Éstos no son eficaces contra las infecciones víricas.

Si su médico le ha recetado antibióticos, los necesita precisamente para su enfermedad actual.

A pesar de los antibióticos, algunas bacterias pueden sobrevivir o crecer. Este fenómeno se conoce como resistencia: algunos tratamientos con antibióticos se vuelven ineficaces.

Un mal uso de los antibióticos aumenta la resistencia. Incluso usted puede ayudar a las bacterias a hacerse más resistentes y, por tanto, retrasar su curación o disminuir la eficacia de los antibióticos si no respeta:

  • la dosis,
  • el programa
  • la duración del tratamiento

 

En consecuencia, a fin de mantener la eficacia de este medicamento:

  1. Use los antibióticos sólo cuando se los receten.
  2. Siga estrictamente la receta.
  3. No vuelva a utilizar un antibiótico sin receta médica, aunque desee tratar una enfermedad similar.
  4. No dé nunca su antibiótico a otra persona; tal vez no esté adaptado a su enfermedad.
  5. Después de finalizar un tratamiento, devuelva todos los medicamentos no utilizados a la farmacia, para asegurarse que se eliminen correctamente.

 

 

Fuente: Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios